VALIDEZ DE LOS TRATADOS INTERNACIONALES EN MATERIA ELECTORAL. DR. ALARCÓN

0 112

Redacción.-

Es de contemplar que en la actualidad los tratados internacionales tienen una amplitud en las sociedades contemporáneas, regidos en sus inicios por el derecho consuetudinario y partiendo de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados (1969).

Recordemos el artículo 133 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicano que establece a su letra: Esta Constitución, las leyes del Congreso de la Unión que emanen de ella y todos los tratados que estén de acuerdo con la misma, celebrados y que se celebren por el Presidente de la República, con aprobación del Senado, serán la Ley Suprema de toda la Unión. Los jueces de cada entidad federativa se arreglarán a dicha Constitución, leyes y tratados, a pesar de las disposiciones en contrario que pueda haber en las Constituciones o leyes de las entidades federativas.

Dado lo anterior, con la expedición de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948), empieza el camino a la tutela de los derechos fundamentales de los ciudadanos, realizado a través de organismos jurisdiccionales internacionales, la importancia y diversidad de los instrumentos internacionales, que ha impactado de manera creciente al interior de los ordenamientos internos de los estados.

No podemos perder de vista que los derechos humanos tienen valor supraconstitucional, y la voluntad de las autoridades encargadas de protegerlos debe estar enfocada a garantizar esa jerarquía, ejerciendo su facultad de inaplicar los preceptos que se contrapongan a ellos y armonizándolos con los tratados internacionales que favorezcan a los principios pro persona.

Tribunal Electoral ha utilizado todas las herramientas jurídicas nacionales e internacionales, cumpliendo los principios de universalidad, interdependencia, progresividad e indivisibilidad para tutelar a quienes sienten afectadas sus garantías en materia político-electoral, con lo cual se ha dado vigencia al sistema democrático nacional.

Los principales tratados que se pueden utilizar en materia electoral podrían ser los siguientes: Carta de las Naciones Unidas (1945); Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948); Convención Sobre los Derechos Políticos de la Mujer (1953; publicado en el Periódico Oficial en 1981); El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (1996, publicado en el Periódico Oficial en 1981); Convención Americana Sobre Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica de 1969, ratificado por México el tres de febrero de 1981); Las Resoluciones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas identificadas con los números 45/151 (1990); 46/130 (1991); 47/130 (1993); 48/124 (1994); 49/180 (1995); 50/152 (1996); 52/119 (1998), y 45/168 (2000); Las resoluciones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas identificadas con los números 45/150 (1990); 46/137 (1991); 47/138 (1994; 48/131 (1994); 49/190 (1995) y 50/185 (1996). Las resoluciones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas identificadas con los números 57/142 (1999); 55/99 (2001), y 57/221 (2003). Declaración del Milenio (2000); La Carta Democrática Interamericana de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (2001), y Acuerdo de Constitución del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (2003).

Es importante recomendar a los Partidos Políticos para que cualquier violación, capacitación, observadores de la materia electoral, se asesoren con especialistas en materia de los derechos humanos, en virtud de que es una garantía la defensa para cualquier violación que le puedan cometer por una autoridad.

Valentin

View all contributions by Valentin

Similar articles