OPINIÓN: Derecho a Libertad de Conciencia y de Religión.

0 67

Dr. Antonio Alarcón Delgado
Es importante señalar que la libertad de conciencia y de religión ha sido considerado por los países democráticos como el principio fundamental de una sociedad, donde su propósito fundamental es respetar las creencia personales sin distinguir por sus contenidos y protegerlas de los valores, la comprensión de este derecho y la valoración de sus eventuales restricciones han presentado múltiples dificultades interpretativas.

Dentro de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 18 dice: “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia”.

Se reconoce que la libertad de pensamiento y de religión da origen a la libertad de conciencia y a la libertar de culto, las primeras permiten a los sujetos creer o no, y la última, a manifestar, comportarse, a dar a conocer o expandir esos pensamiento y creencias según sus convicciones no religiosas.

La libertad de culto incluye la libertad de propaganda, de congregación o fundación, de enseñanza, de reunión y asociación de las munidades religiosas.

En Estados Unidos el uso de símbolos religiosos por parte de los empleados públicos está protegido. La jurisprudencia estadounidense ha determinado que los empleadores estatales deben ofrecer un “lugar razonable” para la práctica religiosa o probar que esas prácticas han impuesto un undue hardship al empleador.
De manera similar ocurre en Canadá, donde los empleadores deben ajustar el lugar de trabajo y las regulaciones que tengan un impacto desproporcionado en ciertas minorías religiosas; es decir, dotar de unas condiciones razonables a estos grupos. Sin embargo, son admisibles las restricciones de buena fe resultantes de una necesidad ocupacional; por ejemplo, la prohibición de usar turbante porque el trabajo requiere el uso del casco.
Se puede elaborar un programa de trabajo en donde podría haber apoyo a la Organizaciones religiosas en la creación de nuevos centros de culto y derogación de los obstáculos urbanísticos a tal fin; Facilitar la distribución e intercambio de información a la vista de las distintas creencias y convicciones de sus habitantes, sin discriminación; Fomento de iniciativas a favor de la tolerancia y el entendimiento mutuo entre religiones, creencias y opiniones.

Valentin

View all contributions by Valentin

Similar articles